miércoles, 16 de julio de 2008

Los búnkeres de Luque



En El País Semanal del pasado 13 de julio se publicaba un reportaje firmado por Lola Huete Machado con el título CAZADORES DE BÚNKERES y en el que se hablaban de los miles de búnkeres, nidos de ametralladoras, fortines y casamatas que permanecen en pie a lo largo del territorio peninsular. Entre ellos se citaba el búnker –o mejor dicho los búnkeres de Luque- situados a ambos lados de la carretera Badajoz-Granada N-430, muy cerca de la antigua estación de ferrocarril. Uno de ellos, el que se encuentra en lado norte –cerca de la casilla que podemos ver a unos cien metros de la fábrica- es en realidad un conjunto de tres casamatas enlazadas con el un puesto central y está relativamente bien conservado –como se puede ver en las imágenes que adjuntamos-.

Lo llamativo y sugerente al mismo tiempo es que conserva algunos graffiti en los que podemos leer “Montilla”, las iniciales “F.M.F.E”, “José González (LEÓN)” o ver el dibujo de una mujer. ¿Quién los hizo? No sabemos mucho. A otro lado de la carretera, en la margen de la estación del ferrocarril, también se conserva otro búnker. La finalidad es clara: controlar la carretera y el ferrocarril que enlazaban las dos zonas de guerra. A pocos kilómetros en dirección a Granada, en la confluencia de la carretera con el río San Juan y en una elevación que conserva restos de un poblamiento ibérico y romano se pueden ver aún hoy restos de las trincheras de la guerra civil de 1936-39.

Para más información podéis pinchar aquí.

Bibliografía:

  • MORENO GÓMEZ, F. “La República y la Guerra Civil en Córdoba (I)”. Córdoba 1982. Ayuntamiento de Córdoba. Delegación de Cultura.
  • MARTÍNEZ BANDE, J.M. “La campaña de Andalucía”. Madrid. Ed. San Martín 1969.

1 comentario:

David dijo...

hola...no sé lo que habría dibujado si hubiera estado en la guerra en este búnker. Me gustaría haber vivido esa experiencia ...pero sólo por unas horas....todos ahí defendiendo a la república...con pasión empática...pero ...mejor no haber conocido las guerras, ¿no crees?

jesús desde ampuero